Inicio » Mundo » ¿Cómo veían los rusos a los españoles…hace tres siglos?
Fuente: Ullstein / vostock-photo

¿Cómo veían los rusos a los españoles…hace tres siglos?

El Instituto Cervantes de Moscú y la Biblioteca Nacional de Literatura Extranjera publican un libro con testimonios de rusos que visitaron España entre los siglos XVII y XIX
Más de un millón de rusos pasó por España en 2012, la mayoría turistas de sol y playa, pero hasta el siglo XX los rusos que visitaban España eran contados y lo hacían en acto de servicio o como viaje existencial.

“Ya en la primera ciudad española según cruzas la frontera, Irún, no verás nada parecido, ya no a Francia, sino al resto de Europa”, narra el periodista polaco naturalizado ruso, Faddei Bulgarin, sobre su viaje a comienzos del siglo XIX. El primer libro de la colección Rusos en España que publica la Biblioteca Nacional de Literatura Extranjera con el apoyo del Instituto Cervantes de Moscú es un compendio de testimonios de rusos que visitaron España entre los siglos XVII y XIX.

A través de sus cartas, diarios o incluso poemas se dibuja un boceto de la España de la época vista desde los ojos de sus invitados rusos. Por el momento el libro, de más de 700 páginas y con textos e ilustraciones de 37 autores diferentes, está únicamente disponible en ruso. A finales de 2014 se publicará un segundo número, con la historia de los rusos en España en el siglo XX. La veterana hispanista Valentina Guinkó, colaboradora de la Biblioteca Nacional de Literatura Extranjera, es la autora del prefacio y de la selección de textos, un vasto trabajo bibliográfico.

¿Qué impresión causaba España a los rusos entre los siglos XVII y XIX?
Los viajeros rusos del siglo XIX a menudo se quejaban de los inconvenientes, como la falta de comodidad de los hoteles españoles en comparación con otros países europeos, las malas carreteras, lo desfasado de los vehículos a motor o la escasa puntualidad de los trenes. También les llamaba la atención el gran número de mendigos por las calles, lo mucho que fuman los españoles o la poca cantidad de borrachos.

Alguno asistió con indignación a una corrida de toros, que calificó como “espectáculo sangriento”. Pero los rusos también veían muchos aspectos positivos, destacaban de España el clima, la fruta, los patios de colores, las catedrales católicas y la arquitectura árabe.

¿Y qué impresión causaban los ciudadanos españoles y su carácter?
En los textos del libro hay muchas palabras amables para los españoles, los rusos destacaban su cortesía, su benevolencia y su corazón sencillo.

También la igualdad de las relaciones entre personas de diferentes clases sociales, la autoestima inherente a todos los españoles, cualquiera que sea la posición que ocupe. Conviene recordar que la servidumbre en Rusia no se abolió hasta 1861.

¿Cómo surge la idea del libro?

Detecté interés en el tema a través de artículos en revistas literarias, sobre libros de extranjeros que visitaron España, pero no encontré nada sobre rusos, no al menos de forma ordenada y comprensible. La idea era crear una recopilación de artículos, cartas, diarios, etc.

La documentación del libro supuso mucho tiempo, pero el proceso fue apasionante. Resulta una referencia interesante conocer cómo nos perciben ojos diferentes, una mirada a nosotros mismos desde otra perspectiva.

¿Qué tipo de textos se pueden encontrar en el libro?

Los de los siglos XVII -XVIII son más informativos que literarios, tratan de negocios y diplomacia. Por ejemplo las cartas de Piotr Potemkin, Semión Rumyantsev y Alexander Vorontsov son básicamente informes, con un propósito eminentemente práctico.

En el siglo XIX llegarán a España viajeros más variopintos y encontramos todo tipo de manuscritos: cartas literarias destinadas a un público general, mensajes privados, textos de carácter general sobre España (clima, carácter de la gente) y otros más específicos, sobre arte o política.

¿Cuál es su carta o pasaje preferido del libro?

Los textos del libro son heterogéneos y todos tienen su interés en algún sentido. Como lector me interesan Glinka, Saltykov , Kachenovski… Tal vez porque en sus cartas hay más descripción y menos literatura. Algunos textos de la época mezclaban realidad con pasajes de ficción algo tediosos. Puestos a elegir, mis textos preferidos del libro serían las notas de Vladímir Romanov cuando se alojó en Cádiz durante 1818 y las cartas del joven diplomático Dmitri Dolgorukov a su hermano desde Madrid en  1826.

¿Qué era lo que atraía a los rusos de España por entonces?
En la primera mitad de siglo XIX España era para un ruso un país lejano, exótico, lleno de leyendas. Un mito al que contribuyó la literatura romántica francesa e inglesa, autores como Washington Irving. Por poner un ejemplo, durante su viaje por mar en 1858, Dmitri Grigorovich escribió: “Estoy en la ciudad de Cádiz, de la que tantas maravillas hemos oído y leído… ” .

Para algunos de los viajeros cuyos textos recoge el libro España era el sueño de su infancia. Por otra parte, el enemigo común, Napoleón, contribuyó a en cierto modo hermanar a ambos países. A partir de 1812 en la prensa rusa comenzaron a leerse historias sobre la heroica resistencia española.

 Una de las primeras y más interesantes cartas del libro es la de Piotr Potemkin, cuéntenos un poco más sobre su historia.
En mayo de 1667 el zar Alexéi Mijáilovich envió a España y Francia una misión diplomática dirigida por Potemkin. Llevaba consigo unas cartas del Zar para el monarca español que contenían una propuesta de relaciones comerciales y la invitación a Moscú para una delegación diplomática española.

Por entonces España no tenía mayores disputas con sus vecinos, Portugal y Francia, y Rusia quedaba demasiado lejos de sus intereses y preocupaciones. La reina Mariana de Austria, regente de Carlos II, agradeció formalmente la propuesta del Zar pero no expresó interés en establecer una colaboración regular. En el verano de 1681 el Zar volvió a enviar a Piotr Potemkin a España con una propuesta similar que tuvo la misma acogida que la primera.

¿Cuándo se normalizaron finalmente las relaciones diplomáticas entre España y Rusia?
En 1722, bajo el reinado del zar Pedro I, el príncipe Serguéi Golitsin se convirtió en el primer representante diplomático oficial de Rusia en España. El primer embajador plenipotenciario de España en Rusia fue nombrado por el Duque de Liria cinco años después, en 1727.

Fuente: Rusia hoy

Compruebe también

embargo

Rusia impone un embargo alimentario a Ucrania y la UE castiga a Moscú

El primer ministro ruso, Dimitri Medvedev, ha confirmado hoy que Rusia extendería a Ucrania el …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *