Inicio » Cocina Rusa » Diez cocinas “inmigrantes”
Foodpix Photo

Diez cocinas “inmigrantes”

Durante los últimos veinte años, ha habido todo un despliegue de cocinas nacionales extranjeras en Rusia: pizzerías, restaurantes japoneses, teterías árabes con sishas o puestos con tortas uzbekas pueden convivir en la misma calle. Russki Reporter ha elegido las diez cocinas internacionales más apreciadas dentro del país, aunque en todas haya cierta influencia rusa.

1) Cocina francesa

Los rusos la conocen desde hace mucho tiempo. En realidad, la alta cocina de la Rusia pre revolucionaria se desarrolló en gran parte bajo influencia de la cocina francesa, y a los aristócratas les gustaba contratar cocineros de allí. No es una casualidad que la mitad de los platos del menú del restaurante moscovita Pushkin, que ofrece “la antigua cocina aristocrática rusa”, sean franceses.

Sin embargo, actualmente está presente de una manera más informal: pequeñas panaderías, cafeterías y bistrós. Baguetes, cruasanes, brioches y pasteles Saint-Tropez ya no son algo exótico, mientras que el bistró Jean-Jacques, bastante sencillo, desde el punto de vista del menú, se ha convertido en un sitio de moda entre la joven jet-set de la capital.

En Rusia todo el mundo está acostumbrado a que el queso se sirva sobre un trozo de pan como entrante. Pero esta tradición entra no se corresponde con la francesa, donde la tabla de quesos es el postre.

2) La cocina italiana

Alamy Images
Alamy Images

Si en alguna pequeña ciudad rusa hay al menos dos establecimientos de cocina extranjera, seguro que en uno de ellos sirven pizza y pasta, y bien puede ser un restaurante caro o un simple comedor.

Los platos italianos más populares en Rusia son los mismos que en cualquier otra parte del mundo: espagueti a la carbonara y pizza. Entre las bebidas: el vino, la grappa, así como distintos licores “digestivos” que se sirven al final de la comida.

En Rusia los cocineros no se contentan con los cientos de variedades de pizza que existen en Italia, inventan variantes propias y no limitan su imaginación. En particular, utilizan ingredientes que producirían escalofríos a un verdadero pizzaiolo italiano: pepinillos salados y mayonesa, que pueden llevar el nombre de pizza “siberiana”.

3) La cocina estadounidense

Elnur/ Lori Photo
Elnur/ Lori Photo

Muchos miran a la cocina norteamericana con cierto desdén. Se suele pensar que o bien no existe, o se trata solamente de establecimientos tipo McDonald’s. Aunque últimamente, gracias a series como “Sex in the City”, las cafeterías urbanas de ambiente y estilo estadounidense son cada vez más populares entre los jóvenes. Incluso la hamburguesa ha sido parcialmente rehabilitada.

En Rusia muchas veces las patatas fritas se sirven con cebolla y setas, aunque esto no sea lo más habitual en EE UU. Sin embargo, muy pocas veces se encuentra la ensalada Walldorf, de manzana, apio y nueces, que en su país de origen es tan popular como la César, muy conocida en Rusia. Entre las bebidas, los rusos prefieren la cerveza, el whisky de maíz, los vinos californianos y, por supuesto, la Coca-Cola.

4) Cocina latinoamericana

 

Alamy Images
Alamy Images

Los establecimientos latinoamericanos no tardaron en hacerse populares en Rusia. Sin embargo,  normalmente la gente no entra en ellos para buscar cocina exquisita, sino para ver un partido de fútbol con los amigos, bailar salsa o beber tequila. Por ello la versión rusa de la cocina latinoamericana es bastante simple, llegando a convertirse en comida rápida.

Los platos más populares son los burritos y los nachos, mientras que el chile con carne o el pavo con salsa mexicana amarga apenas tienen presencia, por no hablar de los platos a base de conejillo de indias, tan populares en Perú. Entre las bebidas preferidas por los rusos están la cerveza, el tequila y la Margarita los cócteles.

5) Cocina japonesa

Alamy Images
Alamy Images

La cocina japonesa lleva tanto tiempo de moda en Rusia que mucha gente espera con impaciencia el día que deje de estarlo. Sin embargo, es muy probable que esto nunca suceda. Es fácil de preparar, sana, poco calórica y sabrosa. Lo cierto es que la comida japonesa ha echado raíces en Rusia. Hay restaurantes con sushi por doquier: en las estaciones, en los aeropuertos, en los grandes centros comerciales y en los vestíbulos de los cines.

Aunque en Rusia no se arriesgan a servir fauna marina viva. Tampoco podremos encontrar fugu, un pescado capaz de provocar parálisis y la muerte en caso de que no sea preparado adecuadamente. Sin embargo, en Japón su consumo alcanza las 2.000 toneladas al año.

Los japoneses se muestran indiferentes ante los postres, prefiriendo tomar fruta o una especie de pasta de alubias en forma de gelatina en lugar de tartas. Los restauradores rusos no son tan parcos y  son habituales los postres de crema aceitosa, pero en pequeñas porciones, al estilo japonés. El sake, el siutu (aguardiente de arroz, cebada o boniato) y el té verde son bebidas populares.

6) Cocina china

Alexánder Fanfo/Lori Photo
Alexánder Fanfo/Lori Photo

Durante décadas circularon todo tipo de rumores acerca de la cocina china. Se decía que en la patria de Mao se comían cosas repugnantes, como huevos podridos o nidos de golondrina. Sin embargo, cuando empezaron a surgir restaurantes chinos como setas, resultó que no era para tanto.

Los platos más populares son las empanadillas chinas (dim-sam) y los tallarines.  Además, prácticamente cualquier restaurante adornado con farolillos y dragones lacados ofrece el “pato Pekinés”. Las bebidas más difundidas son la cerveza de arroz, el maotai (aguardiente de maíz), y distintos tipos de té, incluido el blanco, hecho a base de brotes de té sin abrir.

Para conservar el “estilo nacional”, igual que en los restaurantes japoneses, los dueños de estos restaurantes contratan a personas originarias de Kazajistán, Kirguizia y otros países de la antigua URSS como camareros, ya que tienes rasgos “asiáticos”.

7) Cocina vietnamita

 

Getty Images
Getty Images

Los establecimientos vietnamitas ofrecen a sus visitantes platos no menos exóticos que los japoneses, aunque mucho más auténticos, siendo sus precios extraordinariamente más bajos.

Los platos más populares son los tallarines con guarniciones de lo más variadas. En Rusia, los clientes no han aprendido a comer lo mismo que los vietnamitas, es decir, prácticamente cualquier cosa que corra o vuele. Por lo tanto, los cocineros no se atreven a servir culebras o ratas, aunque no sean roedores de los basureros sino de ratas de campo que se alimentan de una manera “sana y ecológica”. Tampoco vamos a encontrar “pequeños tigres”, es decir, gatos, en el menú. El máximo exotismo permitido son los caracoles o las morenas.

8) Cocina india

Esta cocina es, sobre todo, popular entre los vegetarianos. Las cafeterías y los restaurantes vegetarianos no siempre se presentan como indios, pero sus salas suelen estar adornadas con imágenes de dioses de muchos brazos.

 

Alamy Images
Alamy Images

En el menú prevalecen el queso panir y las lentejas, y en la entrada siempre hay carteles de clases de yoga o publicidad con viajes a Goa.

El plato preferido es el curry y las bebidas más difundidas son el té masala con leche y azúcar, y el lassi (un batido de yogur, agua, zumo o pulpa de fruta).

En Rusia no se suelen mezclar varios platos en una misma fuente, tal y como originalmente. Además, se sirve carne de vaca, algo impensable en el subcontinente indio.

9) Cocina georgiana

Andréi Armiagov / Lori Photo
Andréi Armiagov / Lori Photo

Es la cocina nacional de un país de la antigua URSS más popular en Rusia. En algunas ciudades  es más fácil encontrar un buen restaurante georgiano que uno con buena cocina tradicional rusa.

El plato más popular es el shashlik (carne en brocheta), de cordero o ternera. En el Cáucaso la carne para este plato se suele marinar en vino tinto o zumo de granada. En Rusia normalmente se le hecha vinagre. El shashlik se cocina en una barbacoa.

También gustan mucho el lobio (plato a base de habas), el jachapuri (pastel fino de queso, carne o pescado al horno), y la salsa tkemali (salsa agria a base de ciruela). En muchos platos se usan  finas hierbas frescas (albahaca, perejil, cilantro e hinojo), que también pueden comerse solas. Los rusos también aprecian los vinos georgianos, siendo los más célebres los jvanchkará o kinzmarauli, ambos semidulces.

10) Cocina de Asia Central

El único defecto de muchos de los platos de la vistosa y sabrosa cocina de Asia Central es que no se puede decir que sean dietéticos.

Alamy Images
Alamy Images

El plato más difundido en Rusia es el plov, hecho a base de arroz y carne. Existe un gran número de recetas para preparar plov, pero los requisitos básicos son que esté preparado por hombres y que se coma con la mano.

Independiente del sexo del cocinero, otra receta sabrosa es la “samsá”, un pastelito de masa ázima de hojaldre, carne, finas hierbas o verduras, con comino y pimienta negra. Los rusos acompañan estos platos con té verde con zumo de naranja o limón, sorbete de granada, fresas o uvas verdes.

Fuente: Rusia hoy

 

 

 

 

 

 

 

 

Compruebe también

blinis

Mini blinis con trucha ahumada

Datos de la receta Fácil Comen 4 Total: 2 h & 10′ = 2 h …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *