Inicio » Turismo » El Museo de pasta de frutas abrirá en la región de Tula

El Museo de pasta de frutas abrirá en la región de Tula

Tula Situada en la región de Tula, ciudad Beliov en el año 2014 se convirtió en miembro del proyecto “La auténtica Rusia”, dirigido al desarrollo del turismo en las pequeñas ciudades históricas del país.

En un futuro próximo en Beliov abrirá un nuevo museo; se dedicará a las pastas de frutas de Beliov. Esta es la famosa variedad local de recetas de pastas de frutas rusas que se creó en el siglo XIX. La pasta de frutas de Beliov se hace de la pulpa de manzanas, de variedad “Antonovka” cocidas al horno, batida con azúcar y clara de huevos; a menudo se hace hojaldrada, en forma de rollos. Alrededor de la ciudad, especialmente están plantados huertos de manzanas para la producción de golosinas. En el museo, los visitantes podrán aprender sobre las diferentes variedades de pastas de frutas, así como participar en el apasionante proceso de preparación de esta histórica golosina.

Beliov está situada sobre la orilla izquierda del río Oká, a 110 kilómetros al suroeste de Tula y 105 kilómetros al sur de Kaluga. Aquí existen todos los requisitos previos para el desarrollo del turismo: un patrimonio histórico y cultural, el interés empresarial, el apoyo de parte de las autoridades regionales y locales. Es notable como ha aumentado el número de visitantes del Museo de arte y de etnografía territorial de Beliov: de 6 900 personas en el año 2013 a 7 876 en el 2014.

El Museo de pasta de frutas en Beliov será el segundo en Rusia. El primero se encuentra en la ciudad suburbana de Moscú, Kolomna. El museo está ubicado en una antigua tienda de dulces, construida a principios del siglo XIX por los comerciantes Suranov, cerca de la Iglesia de Nikola Posadsky y el Kremlin de Kolomna. En el museo está totalmente restaurada la vida cotidiana del siglo, y contiene muestras sobre la historia de la producción de la pasta de frutas. Aquí restauraron no sólo el producto único, sino también la cultura de la vida, y la forma de hablar.

La exposición está en una vivienda, donde se realizan excursiones con disfraces, durante las cuales los visitantes pueden disfrutar de una pasta de frutas, crujiente, en forma de cubos de múltiples colores, tabletas, rombos y placas, y lo más importante, natural y sin aditivos químicos. Aquí hay pasta de frutas para todos los gustos: de bayas, frambuesa, fresa, avellana, chocolate e incluso “de lúpulo” (la pasta de frutas con lúpulo antes fue utilizada como un remedio para la resaca). De cada variedad se cuentan historias entretenidas. Durante el año los programas del museo cambian. A los huéspedes les presentan también obras de teatro, que también se actualizan constantemente.

Fuente: Buenolatina

Compruebe también

turistas

Los turistas rusos viajarán a los lugares de combate en Siria

Megalópolis, una agencia que vende viajes a otros países, planea comenzar a enviar turistas a …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *