Inicio » Economía » El turismo y la agricultura, atisbo de esperanza en el Cáucaso Norte
El Elbrus, el pico más alto de Rusia y Europa. Este monte, con una altura de 5.462 metros, se encuentra en el Cáucaso Septentrional, en la frontera entre las Repúblicas de Kabardino-Balkaria y Karacháyevo-Cherkesia. Fuente: Lori / Legion Media

El turismo y la agricultura, atisbo de esperanza en el Cáucaso Norte

Después de tres años de intensa inversión federal en la volátil región del Cáucaso Norte, dos sectores ven resultados: el alimentario y el turismo. Pero los expertos advierten que únicamente con telesillas y sistemas de irrigación no se mantendrá a raya la violencia.

Un teleférico de construcción francesa que lleva a los turistas a un hotel situado en la montaña más alta de Europa, enmarcado en un sereno paisaje con cumbres nevadas de fondo, no es lo que a la mayoría de la gente se le viene a la cabeza cuando piensa en el Cáucaso ruso, más famoso por los atentados terroristas y conflictos étnicos. Sin embargo, esta es precisamente la imagen que la North Caucasus Development Corporation (NCDC) intentó mostrar a un pequeño grupo de periodistas que acudió a la inauguración del hotel LeapRus a una altitud de 4.000 metros en el monte Elbrús.

Después de las dos salvajes guerras en Chechenia en los años 90, la violencia sectaria y una violenta insurgencia se extendieron a las regiones vecinas durante la década posterior. En 2010 el entonces presidente Dmitri Medvédev anunció una amplia iniciativa para canalizar la financiación federal sobre todo en proyectos turísticos a lo largo y ancho de las espectaculares montañas del Cáucaso Norte. Los fondos, aproximadamente unos 15.000 millones de dólares, se enmarcaron dentro de ocho grupos principales situados en regiones como Daguestán o Ingusetia con la esperanza de crear puestos de trabajo.

“Actualmente estamos supervisando siete proyectos de producción, turismo y agricultura con una inversión total de unos 200 millones de dólares. A medida que se vayan terminando generarán alrededor de unos 5.000 trabajos directos, además de otros 10.000-12.000 trabajos en industrias y empresas medianas y pequeñas relacionadas con las mismas”, explicó Antón Pak, director de NCDC, al ser preguntado sobre los logros de los últimos tres años.

Alimento para la reflexión

Para una región con una población en edad laboral de más de cuatro millones, esto no es más que un primer paso en la lucha contra un paro descontrolado. Pero la NCDC es solo una de las múltiples organizaciones encargada de canalizar las inversiones. “Nuestro gran logro fue conseguir que el fondo capital de Hong-Kong ADM se comprometiera a invertir 30 millones de dólares en el proyecto agrícola IrriCo en la región de Stávropol”, dijo el director del programa y antiguo banquero de Renaissance Capital investment, Vitali Buzu, en la sala de conferencias del aeropuerto de la región de Mineralnie Vodi. “Este compromiso ya ha atraído el interés de otros inversores asiáticos y norteamericanos”.

El proyecto conjunto con VTB Capital, el segundo banco de inversión más grande de Rusia, continuará durante los próximos tres años la inversión de 250 millones en unas 40.000 hectáreas de tierra, maquinaria moderna, sistemas de irrigación e instalaciones de almacenamiento situadas a 400 kilómetros de los puertos del mar Negro ruso, sus primeras rutas para exportar el grano. (Rusia es actualmente el segundo mayor productor de grano después de los Estados Unidos).

“Confiamos enormemente en nuestra capacidad para continuar creciendo con IrriCo y convertirnos en una importante pieza de este sector”, comentó Anthony Stalker, el director de ADM para Europa a Agrimoney.com.

“Rusia es el tercer país en el mundo en cuanto al volumen total de tierra cultivable, después de los EE UU y la India, pero está enormemente infrautilizada. Las cosechas en Europa tienen una media de cinco toneladas de producto por hectárea mientras que Rusia produce 2,4”, dijo Buzu. “El precio de la tierra aquí es bajo comparado con otros países y esta región es ideal para producir soja, maíz y patatas”.

Una historia de violencia

“Basta que se caiga un vaso de una mesa y se rompa para que los medios de comunicación comiencen a escribir sobre otro atentado terrorista en el Cáucaso Norte” dijo Andréi Katayev durante la comida en la cercana ciudad de Essentuki. Para demostrar su teoría de que la zona está preparada para la llegada de turistas llevó a los periodistas a 4.000 metros de altura para inaugurar el hotel a mayor altura del mundo en la vecina república de Kabardia-Balkaria.

El fornido Katayev, de unos treinta y algo años, se había labrado una carrera llevando turistas a Siberia antes de convertirse en el hombre clave de la corporación para el desarrollo de la industria hostelera.

Sin dejar ni rastro

La mañana de la gran inauguración del hotel LeapRus el grupo de periodistas pasó seis horas viajando en autobús, teleférico, telesilla, a pie y finalmente en un vehículo oruga hasta llegar al complejo turístico que consta de tres estructuras cilíndricas diseñadas para albergar un total de 36 huéspedes en literas y ofrece servicios como agua caliente, baños, wifi, cocina, comedor y recepción. El hotel está pensado como una escala para escaladores que quieran alcanzar la cima de la montaña más alta de Europa.

Las instalaciones, que funcionan con energía solar, fueron construidas utilizando la última tecnología verde italiana. “Los inversores estaban entusiasmados con la idea de construir algo que no produjera prácticamente ningún residuo y que no dañara al ecosistema en estas alturas”, dijo resplandeciente Katayev.

Las próximas Olimpiadas de invierno de 2014 en Sochi han sido un auténtico catalizador para el esfuerzo federal por estabilizar la región antes de que el mundo entero fije su atención en lo que suceda aquí en febrero.

Después del reciente atentado suicida en Volgogrado, algunos expertos han advertido de que el sur de Rusia está dispuesto a desatar ataques terroristas antes de los Juegos. Los datos generales del distrito federal del Cáucaso Norte son sin embargo algo más alentadores. Los informes de la agencia de información Caucasian Knot muestran un descenso de la violencia en todas las regiones menos en una. El número de bajas civiles debidas al terrorismo ha bajado a 87 en 2012 de los 176 del año anterior. Las estadísticas para este año muestran por ahora una tendencia positiva parecida.

“Si hay algunas tendencias positivas se pueden explicar por el hecho de que las autoridades federales no son las únicas que se están preparando para las olimpiadas”, dijo Alexéi Arbatov del Centro Carnegie de Moscú.

Katayev argumenta que “tenemos que utilizar las olimpiadas del año que viene como un catalizador para traer aquí a la gente y que vean la belleza y el potencial de la región”.

El autor aceptó la invitación de la North Caucasus Development Corporation para asistir a la visita de prensa de los sitios descritos en el artículo.

Fuente: Rusia hoy

Compruebe también

destacados

Los cinco eventos más destacados de la economía rusa en 2015

El petróleo deja de alimentar el presupuesto La fuerte volatilidad de los precios del petróleo …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *