Inicio » Ciencia » Estos son los fragmentos del meteorito ruso que estudian los científicos
Todos los fragmentos, en una sola imagen (Universidad Federal de los Urales)

Estos son los fragmentos del meteorito ruso que estudian los científicos

Un grupo de científicos rusos de la Universidad Federal de los Urales analiza ya los primeros restos del meteorito caído el viernes sobre la ciudad de Chelyabinsk, donde dejó unos 1.200 heridos como consecuencia de la onda expansiva.

Los fragmentos, hallados en los alrededores del lago Chebarkul, apuntan a que se trata de una “condrita ordinaria”, el tipo de meteorito más común, de naturaleza no metálica y que no han sufrido procesos de diferenciación de los asteroides de los que proceden.

De acuerdo con la NASA, el meteorito, de unos 15 metros de diámetro, atravesó la atmósfera terrestre a una velocidad mayor a la del sonido y se desintegró en varios pedazos que recorrieron el firmamento incendiados.

“Las condritas ordinarias”, explica el experto en meteoritos del CSIC Josep MarÍa Trigo a lainformacion.com, “representan del orden del 70% de todos los meteoritos que hemos registrado hasta ahora”. El hecho de que sea una condrita, asegura, “cuadra con las fragmentaciones severas y repetidas que sufrió el objeto en la estratosfera”. ¿Qué habría pasado si se hubiera tratado de un meteorito metálico? “Dado lo rasante de la trayectoria del superbólido de los Urales”, indica Trigo, “un meteorito metálico habría sufrido una menor pérdida de masa creando un cráter de mayores dimensiones”.

En realidad, estas condritas son una especie de fósiles del Sistema Solar, en tanto que han permanecido en condiciones bastante invariables desde hace millones de años. “Estos meteoritos son representativos de los primeros materiales condensados alrededor del Sol”, explica Trigo, “procedentes de decenas de millones de años antes de que se formasen los planetas como la Tierra”.

Los trozos del meteorito de Chebarkul cayeron sobre tres regiones rusas –Chelyabinsk, Sverdlovsk y Tyumen– y sobre Kazajistán, causando un estallido similar al de un misil y un temblor equivalente al de un terremoto, lo que desató el pánico entre la población local.

El estallido dañó más de 900 edificios, según las autoridades locales, y fue de tal magnitud que fue detectado por las estaciones de todo el mundo que vigilan que no se realicen pruebas nucleares.  De hecho, las ondas infrasónicas del meteorito han sido las mayores registradas hasta ahora por el sistema de vigilancia de la Organización del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares (CTBTO).

“La explosión fue detectada por 17 estaciones de infrasonido de la red”, señala el CTBTO en un comunicado. La organización señala que la estación más lejana que registró el sonido se sitúa en la Antártida, a unos 15.000 kilómetros de lugar de los hechos.

Fuente: Noticias.La informacion

Compruebe también

edificio

Los arquitectos soviéticos que se hartaron del edificio aburrido

Son edificios descabellados, con un componente acogedor y atractivo a pesar de ser inhabitables. El …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *