Inicio » Cultura » Imitando a dios: el futuro de los robots según los escritores rusos de ciencia ficción
Fuente: Leonid Kaganov

Imitando a dios: el futuro de los robots según los escritores rusos de ciencia ficción

Cientos de aficionados a los robots se reunieron a finales de noviembre en el primer festival de robótica de Irkutsk, “RoboSib”. En las mesas redondas entre participantes y famosos escritores de ciencia ficción rusos se habló sobre nuestro futuro tecnológico.¿Cómo ve la ciencia ficción el futuro y cuándo cree que los robots sustituirán al hombre?

A pesar de ser un día de diario, las instalaciones del SibExpoCenter estaban llenas de gente desde la mañana. El inicio del RoboSib, el primer festival de robótica de Irkutsk, al que han venido a competir constructores de robots aficionados de toda Siberia, estaba marcado por la animación.

Los últimos preparativos se llevan a cabo bajo las palabras de bienvenida de los invitados especiales del evento: los escritores de ciencia ficción Serguéi Lukiánenko, Mijaíl Uspenski y Leonid Kaganov. Su llegada ha sido un acontecimiento tan importante para la ciudad como el mismo festival al que han venido a participar.

Inmediatamente después de la ceremonia inaugural los escritores fueron rápidamente rodeados por los medios de comunicación locales.

Lukiánenko habló a las jóvenes promesas de la ingeniería rusa sobre la visión que tenían los escritores de ciencia ficción de los robots. Quedó claro que escritores y ciudadanos a menudo entienden cosas distintas por la palabra robot.

“Los escritores de ciencia ficción cuando hablan de robots piensan principalmente en los trabajadores humanoides mecánicos de Karel Chapek”, explicó Lukiánenko a uno de los jóvenes ingenieros. “Sin embargo el robot moderno es algo completamente distinto”. Desde el punto de vista del escritor de ciencia ficción lo más interesante son los robots humanoides con todos los complejos problemas tecnológicos y éticos relacionados que conllevan.

Sin embargo, sea lo que sea ese “algo distinto”, Lukiánenko está convencido de que a través de los modernos sistemas robóticos especializados la humanidad finalmente llegará a los robots imaginados por los escritores: “Sea como sea, finalmente llegaremos a los robots humanoides. Por una sencilla razón, nuestro mundo está hecho para la gente. Por eso en este mundo los únicos robots útiles serán aquellos que se parezcan más a nosotros”.

¿Pero para qué intentaría el hombre crear una maquina perfecta a su imagen si él es imperfecto? Lukiánenko contesta a esta pregunta de forma filosófica: el robot es, como mínimo, una de las posibilidades que tiene el hombre para verse a sí mismo desde fuera.

“La principal función de la ciencia ficción es encontrar el camino por el que después puedan ir otros”, responde. Está convencido de que ningún escritor de ciencia ficción va a decir cómo se tienen que hacer los robots, sino tan solo decir para qué son necesarios.

Para la mayoría de los participantes en la competición, la construcción de robots es sobre todo un hobby. Los jóvenes ingenieros difícilmente podrían decir en qué pueden ser útiles sus invenciones mecánicas a la sociedad o para qué sirven los robots en general. Esta última pregunta sería mejor probablemente hacérsela a la generación más mayorque ya tiene una respuesta preparada para ella.

“¿Para qué necesitamos los robots? Un robot es ante todo un ayudante que realiza un trabajo en lugar del hombre”, opina Mijaíl Uspenski. “Además el robot es un defensor. Por lo menos así era uno de los primeros robots descritos en la literatura”.

Los hechos hablan a favor de estas palabras. Hace unos pocos años los robots tan solo servían en el ámbito militar e industrial. Pero en los últimos años el mundo se ha visto inundado de robots domésticos, robots médicos, robots de ocio, robots de transporte… Sin embargo el motor de desarrollo de la robótica sigue estando en el ámbito militar, las invenciones más modernas a partir de las que luego se avanza. Un ejemplo sería el exoesqueleto: inicialmente se creó para funciones militares pero ahora alivia el trabajo de los operarios en las fábricas de automóviles.

Pero, ¿podrán alguna vez los robots sustituir completamente a las personas? ¿Y debemos tener miedo de esto? Según el escritor de ciencia ficción ciertamente hay de qué tener miedo. Sin embargo, en esta cuestión no hay un único punto de vista, por ejemplo Uspenski no comparte la alarma de sus colegas: “No creo que el peligro sea tan grande como lo pintan. Hace poco nos estaban asustando con los clones y los países más precavidos incluso han llegado a prohibir la clonación. ¿Dónde están esos clones ahora?”

Fuente: Rusia hoy

 

Compruebe también

ballet

Don Quijote, el hidalgo de lanza en ristre y puntas de ballet

La Compañía Nacional de Danza monta su primer ballet clásico completo en más de dos …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *