Inicio » Economía » Joven empresario ruso apuesta por decorar las Kaláshnikov
Fuente: Servicio de prensa

Joven empresario ruso apuesta por decorar las Kaláshnikov

Alexander Gorodetski ya ha desarrollado varias empresas con éxito. Su última aventura consiste en decorar los fusiles más famosos del mundo.

Cuando oyes las palabras “empresa de armas rusa”, lo primero que viene a la mente no es una acogedora oficia en el centro de Moscú. Pero Alexander Gorodetski es de esas personas que rompe estereotipos. La oficina es un espacio de trabajo compartido con algunas otras compañías, una atmósfera agradable y, en una palabra, el sueño de cualquier hipster. Aunque Alexander no es ningún hipster, sino que tiene un modo de pensar de lo más variado.

“A mí me parece que la juventud de hoy día exige demasiado del mundo sin dar nada a cambio. Exigen al Estado o a los inversores, mientras que ellos mismos son demasiado débiles como para comprometerse”, dice el empresario. Aunque el propio Alexander es joven (26 años), sabe muy bien cómo funciona el mundo de los negocios. Ya en la escuela decidió que quería dedicarse a los negocios.  Puso en marcha una tienda online de software, junto con un compañero.

Aunque el primer proyecto que realmente tuvo éxito fue la creación de rejas de seguridad para las ventanas, cuyo mecanismo inventó él mismo. La inmensa mayoría de rejas de ventanas modernas no permiten que, si se está dentro de un edificio y hay un incendio, se pueda pasar a través de ellas lo suficientemente rápido pues, o no se abren o, si se abren, solo puede lograrse mediante una serie de manipulaciones muy compleja.

La seguridad consiste en un sistema de cierre que se controla fácilmente y que no afecta a la capacidad de protección de las rejas. En la fabricación de este sistema de seguridad se invirtieron 10.000 dólares, que dieron beneficios de 3 millones de dólares. El invento se incorporó a más de 450 edificios de todo Moscú, entre ellos escuelas, hospitales y jardines de infancia.

El negocio actual de Gorodetski no es tan pacífico. Está relacionado principalmente con la producción y venta de componentes de decoración para el fusil Kaláshnikov. Como ya se ha mencionado anteriormente, el padre de Gorodetski es un inventor de mucho talento con multitud de patentes.

Aparte de él, en el equipo trabajan otros especialistas importantes, entre ellos, por ejemplo, hay uno de los mejores diseñadores de armas de Rusia, Alexander Biriukov.

Gorodetski controla todo el proceso de producción, desde los primeros planos hasta la puesta en marcha de la cadena de producción. El empresario afirma que en el mundo hay más de 50 millones de fusiles Kaláshnikov (y copias), y eso sin contar las los modelos de la población civil. Por eso, al empezar con el negocio, Gorodetski estaba seguro de que se haría conocido. Y así fue.

Uno de los elementos más populares de esta serie es un soporte especial para incorporar una mira y otros dispositivos especiales. Se pone directamente en la tapa del recibidor, y en eso está la diferencia principal con respecto a los modelos de la competencia, que se unen al fusil por sujeción lateral. Este método aumenta el tamaño de las armas, lo cual es inaceptable para los profesionales, que son los principales clientes de Gorodetski. Para los cazadores y soldados de unidades especiales, una correcta modificación de su arma es algo indispensable, pues de ello dependen directamente sus vidas. Aunque no solo se requiere un soporte, sino unos mangos ergonómicos y frenos de boca especialmente unidos al cañón, que estabilizarán y aumentarán la precisión de los impactos.

Asimismo, actualmente se está desarrollando un guardamanos integrado que aumentará la precisión del disparo. Todos estos elementos se engloban en una misma marca: Red Heat. Gorodetski todavía no ha revelado sus ingresos, pero ha dicho con orgullo que el primer lote de frenos de boca se ha vendido en un tiempo récord, en menos de un mes.

No es de sorprender, pues el empresario es muy estricto con la calidad de sus productos. Antes de hacer los pedidos, se examinaron 60 compañías, se eligieron tres, y al final se quedaron con dos. También cabe mencionar que todos los productos se elaboran en fábricas rusas y con materias primas del país eslavo.

Los planes inmediatos de Gorodetski ambiciosos: expandirse al mercado extranjero y competir con compañías tan prestigiosas como Magpul. En 30 años planea llegar a una facturación anual de millones de dólares y a aglomerar todos sus productos bajo una misma marca. El empresario quiere crear una marca que se haga tan popular en Rusia como son las hamburguesas para los estadounidenses.

Gorodetski está convencido de que, si se pudiera crear una marca tan conocida como la de Kaláshnikov —y no solo en lo militar—, tendría un impacto positivo en la imagen del país. En principio parece un objetivo absolutamente inalcanzable, pero después piensas hasta dónde ha llegado el joven Gorodetski y la idea deja de parecer tan utópica.

Preguntas y respuestas

¿Dónde se pueden encontrar las inversiones iniciales para un negocio?

Creo que siempre pueden encontrarse. Lo importante es buscarlas con persistencia. Las fuentes principales son el mercado privado y los inversores profesionales. Con el primero es más fácil conseguir dinero y puede ocurrir tras quedar para tomar café, pero las expectativas de los inversores son excesivamente exageradas.

¿Ha habido alguna vez ha hecho trampas en sus negocios?

Ha habido algunos casos de irregularidades financieras, pero ha habido más de incomprensión mutua.

¿El hecho de ser tan joven le ha ayudado o perjudicado?

No se trata de la edad. Más bien me ha entorpecido la falta de conocimiento. La mayoría de gente que trabaja con capital de riesgo en Rusia, en principio, no entiende cómo funciona correctamente.

¿A qué empresario ruso le gustaría parecerse?

Para mí no existe alguien así en Rusia. En el extranjero, a Robert Kiyosaki y Richard Branson.

¿Quién le haría saber que una idea suya no funcionaría?

Tuve suerte de tener a mi lado a una persona así. Él es mi mentor y, en parte, inversor. Me salvó de cometer muchos errores.

¿Qué podemos aprender de los negocios en el extranjero?

Sobre todo, la habilidad para llevar los negocios. Por desgracia, todavía sigue existiendo el prejuicio soviético de que dedicarse a los negocios y ganar dinero es algo de lo que avergonzarse. Creo que no tenemos una cultura empresarial.

¿Qué le aconsejaría a un inversor extranjero que quiere invertir en Rusia?

Recomendaría que invirtiera, simplemente. Rusia es un país de gente con talento que, por desgracia, a veces carece de conocimiento. Por eso, si un empresario se da cuenta de ello y es consciente de los riesgos, entonces el rendimiento de la inversión puede sobrepasar sus expectativas.

¿Es peligroso hacer negocios en Rusia?

No, yo nunca me he encontrado con ningún peligro.

¿Cómo se puede ganar dinero en Rusia?

De muchas formas, lo importante es aspirar a convertirse en un profesional y trabajar mucho y con perseverancia. Hay que trabajar con alegría.

¿Cuál es la mejor publicidad para un negocio?

Sin duda alguna, los vídeos a través de internet.

¿Qué hace los fines de semana?

A menudo me los paso trabajando, pero eso no significa que me dedique a trabajar duro; para mí es un placer y no me canso. Y si hablamos de mis aficiones, corro, hago deporte (combate cuerpo a cuerpo), y antes jugaba a juegos de ordenador, pero quitan demasiado tiempo.
Fuente: Rusia hoy

Compruebe también

destacados

Los cinco eventos más destacados de la economía rusa en 2015

El petróleo deja de alimentar el presupuesto La fuerte volatilidad de los precios del petróleo …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *