Inicio » Tecnología » Kaspersky Lab niega las acusaciones de sabotaje a la competencia
Sputnik/ Sergey Guneev

Kaspersky Lab niega las acusaciones de sabotaje a la competencia

Kaspersky Lab niega rotundamente las acusaciones de dos supuestos exempleados que denunciaron a Reuters que la empresa engañó a sus competidores para que identificaran software benigno como malware y así dañar su reputación.

“Nuestra empresa jamás ha realizado ninguna campaña secreta para sabotear a la competencia y engañarlos para que generen falsos positivos y dañar su nicho de mercado”, dijo Kaspersky en un comunicado. “Tales acciones son antiéticas, deshonestas y su legalidad es cuestionable”, subrayó la empresa.

Y añadió que “aunque el rubro de la seguridad informática es muy competitivo, el intercambio de datos y la confianza es parte de la seguridad de todo el ecosistema informático, y este intercambio no debe ponerse en riesgo o corromperse”.

Dos denunciantes anónimos, que dijeron ser exempleados de la empresa, acusaron a Kaspersky Lab de llevar a cabo una campaña secreta que se enfocó en engañar a rivales como Microsoft o Avast Software para que sus programas de antivirus desactivaran archivos de sistema importantes de las computadoras de los clientes.

En la industria de los antivirus, la mayoría de las empresas mantiene al tanto al resto sobre nuevas amenazas, aunque este nivel de colaboración permitió que varias empresas más pequeñas se apoyaran casi totalmente en los descubrimientos de entidades como Kaspersky sin esforzarse por descubrir amenazas por su propia cuenta.

“Evgueni consideraba eso como robo”, dijo a Reuters uno de los exempleados.

Por esto, según los exempleados, que Kaspersky Lab buscó desquitarse mediante sabotaje.

“La idea fue crear problemas para los rivales (…) que dañen tanto a la empresa de la competencia como la computadora del usuario”, dijo uno de los exempleados.

Una de las técnicas utilizadas por los programadores de Kaspersky, según los exempleados, es tomar un archivo importante de sistema, inyectarle código ajeno al archivo original para que pareciese como un archivo infectado y luego enviarían este archivo a una base de datos de nuevas amenazas.

Luego, la competencia tomaría este archivo y lo pasaría por sus motores de detección de virus y quedaría clasificado como potencialmente peligroso. Si el código del archivo alterado es lo suficientemente similar al archivo de sistema original, los anvirirus de la competencia podrían identificar al archivo limpio como potencialmente problemático.

Fuente: Мundo.sputniknews

Compruebe también

Nave

Nave rusa parte con 3 astronautas a bordo hacia la EEI

Una nave espacial rusa que traslada a tres astronautas de Estados Unidos, Gran Bretaña y …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.