Inicio » Deportes » La investigación de la UEFA sobre los insultos racistas a Touré empieza con polémica
El jugador del Manchester City acusa a los hinchas del CSKA, mientras que el club lo niega. El Ministerio de Deportes ruso pide que se aclare el asunto. Fuente: Ria Novosti

La investigación de la UEFA sobre los insultos racistas a Touré empieza con polémica

El jugador del Manchester City, Yayá Touré ha anunciado que los futbolistas boicotearán el Mundial de 2018, cuya celebración está prevista en Rusia, si las autoridades no inician una lucha decisiva contra el racismo. Los miembros del CSKA creen que estas acusaciones están fuera de lugar.

El jugador del Manchester City se quejó tras su partido de Liga de Campeones contra el CSKA de Moscú. Aquella noche, Touré afirmó que cada vez que tocaba el balón desde las gradas se burlaban de él imitando los gritos de un primate. Según el marfileño, el país debe responsabilizarse de tal comportamiento, que ha calificado de “increíble”.

Touré recibió el apoyo de otros dos jugadores negros del Manchester City, Fernandinho y Vincent Kompany, quienes también expresaron su descontento con los gritos de las gradas.

El Manchester City ha presentado una querella oficial ante la UEFA y el organismo europeo ha puesto en marcha una investigación sobre el incidente. Asimismo, el CSKA se enfrenta a sanciones por el uso de pirotecnia contra los hinchas ingleses en ese partido.

El gabinete de prensa del CSKA no comparte la opinión de su rival: “Estamos sorprendidos y decepcionados por la acusación del jugador del Manchester City, Yayá Touré, y otros miembros del club inglés”, comunica el club rojiazul.

“En muchos episodios del encuentro, sobre todo en los ataques a nuestra meta, los aficionados intentaron hacer ruido y silbar para presionar a los jugadores rivales, independientemente de su raza. En especial, ocurrió cuando Álvaro Negredo anotó un gol que no era legal, y cuando Edin Dzeko, al final de la segunda mitad, hizo una jugada peligrosa. Lo que no está claro es por qué el centrocampista marfileño se lo tomó todo como algo personal”, afirman desde el club moscovita.

Seydou Doumbia, compañero de selección de Touré, también se mostró sorprendido por las palabras de su colega: “Nunca había oído nada así sobre nuestra afición. Es cierto que su modo de apoyar al equipo es ruidoso y que tratan de ejercer la máxima presión sobre el oponente, pero no se permitirían lanzar esta clase de gritos. Mi compatriota de Costa de Marfil, obviamente, se ha ofuscado”.

A la pregunta de si Rusia debería prestar atención al problema del racismo antes del Mundial, Touré respondió: “Evidentemente. Es muy importante. De lo contrario, no iremos al campeonato”.  Por el momento, ni la FIFA ni la UEFA se han posicionado sobre el anuncio del marfileño.

Por su parte, Vitali Mutko, ministro de Deportes ruso, declaró el domingo que no se opondría a las sanciones si se demuestra claramente el ataque racista. El ministro es también miembro del Comité Ejecutivo de la FIFA, y según explicó a Gazeta.ru. “El árbitro tenía que haber parado el juego debido a los gritos racistas desde la grada llevó a cabo, pero no lo hizo. Ahora la UEFA ha comenzado su investigación y esperamos que sea objetiva y se puedan probar los hechos que tuvieron lugar”. Además, agregó: “No nos vamos a oponer si se aplican una sanción al CSKA o al estadio, pero debe ser una solución justa. En cualquier caso, sacaremos conclusiones con el fin de garantizar que no repitan situaciones como esta”.

Por su parte, el presidente del CSKA, Evgueni Guiner, entrevistado por Izvestia no contribuyó a calmar la situación. “Ven cómo abuchean a los jugadores del Real Madrid en el Camp Nou. Hay jugadores negros y blancos y pitan a todos. ¿Es esto racismo?”

Ante la pregunta si le parece que esas acusaciones son sin fundamento, declaró que “el delegado no oyó nada. Y a mí tampoco me pareció que hubiera nada extraño”. Además, dice que le parece “inaceptable usar la palabra racismo contra su equipo y seguidores, teniendo en cuenta que en el equipo hay numerosos jugadores brasileños y africanos”.

Por su parte, los incidentes racistas no han sido algo aislado en los estadios rusos en las últimas temporadas. Uno de los episodios más tristemente recordados fue el lanzamiento de bananas al brasileño Roberto Carlos, que jugó dos temporadas en el Anzhi de Majachkalá.
Fuente: Rusia hoy

Compruebe también

Lokomotiv

El Lokomotiv ruso y el Fenerbahçe turco, un partido de alta tensión

Tras reconocer que era muy consciente de las tensiones bilaterales, la UEFA decidió no separar …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *