Inicio » Ciencia » Lo difícil es fácil en las batallas científicas en Moscú
Еl Museo Politécnico de Moscú

Lo difícil es fácil en las batallas científicas en Moscú

Las batallas científicas Science Slam organizadas en la capital rusa este miércoles enfrentaron a varios científicos que intentaron explicar de manera sencilla y comprensible los complicados conceptos que utilizan en su trabajo a un público inexperto.

En las batallas científicas Science Slam los participantes lanzan pelota a los espectadores, construyen estructuras complejas con manzanas y palillos o hacen reír al público a carcajadas. Esta mezcla de espectáculo de circo y conferencia científica tiene como objetivo hacer comprender a cualquiera proyectos altamente innovadores de neurología, lingüística, análisis sistémico, prevención de los fallos humanos o cromatografía.

Para participar en el concurso, fue suficiente registrarse en su página web del organizador, el Museo Politécnico de Moscú. Un jurado formado por investigadores y trabajadores del museo escogió a cinco candidatos después de analizar todos los formularios enviados.

Los participantes tuvieron tan solo diez minutos para explicar a un público profano a qué se dedican. No podían usar presentaciones o dispositivos por eso recurrieron a dibujos en pizarra u objetos que habían traído para esclarecer conceptos muy complejos.

Como bien se conoce, los especialistas suelen usar entre ellos una jerga profesional que resulta críptica para los no iniciados. Para ayudar a los científicos los organizadores del concurso les dieron la posibilidad de entrenar con un profesor de retórica.

“Si tengo la posibilidad de disfrutar de algo nuevo siempre lo hago, me parece divertido. Pero también es útil: durante dos días nos entrenó un profesional maravilloso, Vladímir Dankin, que modificó totalmente mi discurso. Yo sé intervenir en conferencias científicas pero resultó que debía cambiarlo todo. Uno de mis objetivos era demostrar que los científicos somos personas normales, similares a las demás, pero nos ocupamos de cosas un poco diferentes”, relató a RIA Novosti la ganadora de la competición Olga Iváshkina que se especializa en los mecanismos de la memoria.

Sin embargo, el discurso fue tan solo una parte de la prueba. Los competidores debieron afrontar otra parte, no menos difícil: las preguntas del jurado y el público que inmediatamente dejaron ver todos los puntos demasiado confusos y poco comprensibles de las alocuciones. Más tarde, empezó la votación del público que, de todos los temas expuestos, prefirió la neurología.

Las batallas científicas comenzaron en Alemania, en 2006, por analogía con las competiciones poéticas similares Poetry Slam inventadas en EEUU en los años 80. El autor de la idea, Alex Dreppec, es psicólogo y se especializa en el estudio de la percepción de los textos científicos. Su experiencia profesional le enseñó que muchas ideas innovadoras se explican de manera tan complicada que nadie las conoce fuera del ámbito profesional. Por lo tanto, decidió organizar concursos en bares o clubes donde el ambiente no es nada propicio a las largas elucubraciones y obliga a los investigadores a usar palabras más fáciles y concretas para presentar sus trabajos.

Desde 2010 los Science Slam empezaron a organizarse en otros países. En Rusia, las primeras Science Slam tuvieron lugar en San Petersburgo y este año llegaron a Moscú.

El desarrollo de la ciencia muchas veces queda desapercibido para el gran público por el lenguaje que utiliza. Science Slam muestra que incluso los conceptos más complejos se pueden explicar de tal modo que queden al alcance de todos. Y la demanda es muy alta. La sala donde se organizó el concurso en Moscú estuvo llena a tope.

Fuente: Sp.Rian

Compruebe también

edificio

Los arquitectos soviéticos que se hartaron del edificio aburrido

Son edificios descabellados, con un componente acogedor y atractivo a pesar de ser inhabitables. El …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *