Inicio » Cultura » Olga Peretyatko, un rayo de esperanza para el ‘bel canto’
Peretyatko

Olga Peretyatko, un rayo de esperanza para el ‘bel canto’

La ópera, que es en muchos aspectos como el tenis o el pop, siempre está a la busca de sus próximos números uno. Esa voluble categoría que consiste en ser ‘la soprano del futuro’ ha conocido a incontables aspirantes: algunas cantantes han construido carreras admirables -en lo económico y en lo artístico- y otras no han cumplido con las esperanzas depositadas. Pero si hoy hubiera que apostar sobre seguro, habría que jugarse el dinero en primera instancia por Olga Peretyatko: a sus 35 años, la soprano de San Petersburgo ya ha dejado de ser una promesa para estabilizarse de manera definitiva en el star system actual. Su exhibición este lunes y jueves, en sus dos primeras representaciones de ‘Rigoletto’ en elTeatro Real -con bis compartido con Leo Nucci incluido- es buena prueba de ello.

Quizá por ser rusa, a Olga se le tiende a comparar con Anna Netrebko -que también empezó cantando papeles ligeros, antes de que se le espesara la voz y se multiplicara su fuerza para atacar el repertorio dramático-, pero esta oriunda de San Petersburgo es en realidad otra clase de ave canora: dotada para elaborar coloraturas formidables, poseedora de un brillo incandescente en las notas más agudas de su tesitura, como Edita Gruberova o Diana Damrau, es hoy la mujer que mejor canta a Rossini. Y a Rossini está dedicado su tercer álbum.

“Yo soy la cantante que soy por Rossini”, nos explicaba Olga desde Nueva York, durante una jornada de descanso mientras interpreta el papel principal de ‘La Traviata’ en la temporada del MET, poco antes de viajar a Madrid. “El maestroAlberto Zedda me dio grandes oportunidades en el festival de Pesaro y podría decirse que ahí comenzó mi carrera de verdad. Recuerdo que mi primer papel fue Desdémona, en ‘Otello’, junto a Juan Diego Flórez. Nunca dejaré de cantar Rossini, mientras pueda”. ‘Rossini!’ (Sony Classical, 2015), su tercer disco, no es por tanto la despedida de Peretyatko de óperas como ‘Semiramide’,‘Mathilde di Shaban’ o ‘Il turco in Italia’, sino el pago de una deuda acumulada durante años. Alberto Zedda ha dirigido el disco para ella –“ha cumplido ya 88 años, y quería hacer esta grabación antes de que fuera tarde”-, y vuelve a ser una oportunidad deliciosa para escucharle cantar en modo acrobático.

Para hacerlo en directo, el público de Madrid deberá apresurarse a adquirir las últimas entradas para este ‘Rigoletto’ que ya comienza a causar furor en la nueva temporada del Teatro Real, donde Olga interpreta el papel de Gilda en el montaje ya clásico de David McVicar de 2003 para la Royal Opera House de Londres. Es la primera vez, por cierto, que canta en la capital, aunque no en otros teatros de España. “Lo he hecho en Valencia y Barcelona [en un papel secundario, Blonde, en ‘El rapto en el serrallo’ de Mozart], y no podía esperar más. He estado en Madrid varias veces y sólo había visto el teatro por fuera”.Gilda es una de sus especialidades más depuradas, un rol que le ha acompañado desde sus primeros años, al que tiene apego artístico -que no personal; “ya sabemos cómo acaba Gilda y no es que me sienta mal por ella… pero mi padre sufre cada vez que me apuñalan”- y que no se plantea dejar de cantar todavía. Llevaba ocho años sin interpretarlo y afirma que vuelve con ganas. El año que viene repetirá en París.

Curiosamente, Olga está en un momento especialmente ‘verdiano’ de su carrera, pero no se plantea ir más allá. Ha debutado con éxito estruendoso su Traviata, pero por ahora no es el momento de explorar nuevos papeles. “Dependerá de cómo sienta la evolución de mi voz. Y también de si tengo un hijo y cómo me afectaría físicamente. Siento que cada vez está más fuerte y más madura en el centro, pero no creo que mi futuro pase por los papeles ‘verdianos'”. Se siente una estrella del bel canto, y prefiere ir atrás en el tiempo, cantar más Mozart –“Donna Anna en ‘Don Giovanni’, Constanze en ‘El rapto’, que es uno de mis próximos retos”- y afrontar los papeles más exigentes de su repertorio natural, como Elvira en ‘I Puritani’, Lucia di Lammermoor o un reto para el futuro, “las tres reinas de Donizetti y Amina en ‘La sonnambula'”. Se ve capaz porque, asegura, “no sufro en las notas agudas, me sorprendo muchas veces, pero las alcanzo con facilidad”.

En las buenas noches, Peretyatko es una soprano explosiva que tiene todo lo necesario para afianzarse como una estrella global: belleza, carisma, simpatía, técnica y unas interpretaciones cada vez más maduras, en las que se nota un brillo imposible de obtener en la juventud. “Yo no me veía preparada para cantar ‘La Traviata'”, confiesa, “y durante ocho años estuve rechazando el papel. Sabía que podía cantarlo porque tengo la técnica, pero me faltaba la experiencia de la vida, el sufrimiento. Mis profesoras insisten mucho en eso. Hay que entender lo que le pasa al personaje; si no lo sabes, mejor que no lo cantes. Mi madre murió el año pasado, y y comprendí lo que era el dolor de verdad. Entonces me vi preparada por fin, sobre todo para cantar bien el tercer acto”.

Y más allá de eso, está su manera especial de conectar con el público. Olga pertenece a una generación de cantantes que saben que, para ser estar arriba hay que cambiar la distancia por la proximidad. Es habitual que en el descanso de una función, en vez de retocarse el pelo, atienda a sus fans vía Facebook. “No hay ninguna estrategia de marketing. Yo soy así: si me mandan un mensaje, creo que lo tengo que responder. Aunque tarde, lo haré. Es importante estar cerca de la gente que te quiere y darles algo bueno a cambio. Intento que mis redes sociales transmitan mensajes positivos, alegres, que hagan sonreír. Estamos en un momento complicado, y no quiero añadir negatividad“. Lo que significa ser una anti-diva para así consolidarse como la diva del mañana.

Fuente: elmundo.es

Compruebe también

ballet

Don Quijote, el hidalgo de lanza en ristre y puntas de ballet

La Compañía Nacional de Danza monta su primer ballet clásico completo en más de dos …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.