Inicio » Deportes » Rusia aspira al oro en Sochi
El día 7 de febrero arrancan los Juegos de Invierno, unos de los más extravagantes de la historia. Fuente: Getty Images / Fotobank

Rusia aspira al oro en Sochi

Cuando el mundo sintonice sus televisores para ver los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi 2014, quizá se sorprenda del espectáculo: estadios futuristas e innovadores construidos en la costa, increíbles vistas al mar desde estaciones de esquí de primera clase en las nevadas montañas del Cáucaso y un inmenso parque olímpico enmarcado por palmeras subtropicales.

El acondicionamiento de Sochi como ciudad anfitriona de los Juegos de Invierno ha sido una labor épica que, si todo va como se ha planeado, quiere presentar al mundo “la nueva Rusia”, que es a la vez una gran potencia y una economía moderna.

Lo que hace de la transformación de Sochi una empresa ambiciosa es el hecho de que no existía nada hace pocos años. Cuando la ciudad ganó el concurso olímpico, en 2007, se comentó que Pionyang (que quedó segunda finalista) y Salzburgo (tercera) habrían sido opciones mucho más acertadas. Además, a principios de este año todavía se estaban dando los últimos retoques a varios de los edificios olímpicos, incluido el estadio Fisht, donde se celebrarán las ceremonias de apertura y clausura. Las prisas de última hora harán de la ceremonia de inauguración un momento de gran tensión para los espectadores, pero especialmente para los organizadores rusos.

De todos modos, es preciso señalar que casi todas las sedes de las competiciones ya han acogido eventos internacionales y que son casi tan nuevas para el equipo olímpico ruso como para los atletas extranjeros. El área de salto de esquí acaba de ser inaugurada tras grandes retrasos y excesos presupuestarios. Estos gastos extraordinarios fueron tan elevados que provocaron que el presidente ruso, Vladímir Putin, amonestase públicamente al responsable del proyecto en la televisión nacional. Esta es además la primera temporada para el nuevo tren invernal, encargado de transportar a los visitantes olímpicos entre la sede costera y la de las montañas.

Dar la vuelta
 al calcetín

Lo que ha logrado Rusia al elegir Sochi como sede de los JJ OO es dar la vuelta completamente al modelo tradicional. Hasta ahora, siempre que los Juegos se celebraban en EE UU, Canadá o Europa, lo normal era elegir una estación de esquí con buena reputación, arreglarla, añadir una serie de toques modernos y no preocuparse demasiado del resto.

Rusia, en cambio, ha empezado de cero en una ciudad sin tradición de esquí alpino, hasta ahora considerada en todo el país como lugar de veraneo y conocida como la Riviera rusa.

Dado que Sochi tiene un clima subtropical, la incógnita sobre si nevará o no se ha convertido en un tema de especulación en todo el mundo. Hace 10 años, en Sochi no había una sola estación de esquí ni señal alguna de que el lugar iba a ser elegido como sede de unos JJ OO de Invierno.

Pero todo eso cambió cuando el presidente Putin convirtió las montañas de Krasnaya Polyana en su retiro de esquí personal.

No se ha reparado en gastos para atraer a Sochi a los rusos adinerados que antes iban a esquiar al extranjero.

Rosa Jutor, la joya de la corona, tiene una de las mayores caídas verticales en el mundo y fue construida con la ayuda de expertos en esquí de Europa del Este yEstados Unidos. Desde la cima, uno puede pensar que se encuentra en Suiza o Austria. Las empinadas carreteras están repletas de chalés de estilo europeo y hoteles en tonos pastel. Los esquiadores olímpicos de EE UU que acaban de volver de Sochi la califican de surrealista, como si Rusia hubiese construido una Disneylandia invernal en las montañas.

Los críticos (y hay muchos, tanto en Rusia como fuera del país) argumentan que Sochi 2014 es simplemente un proyecto para el prestigio personal de Vladímir Putin, un intento de que Rusia aparezca en los mapas a costa de un gasto de dinero exagerado. Y muchos recuerdan que el elevadísimo precio (36.428 millones de eu­ros) de estos Juegos hace que sean ofi­cial­mente los más ca­ros de la historia.

Los críticos occidentales lamentan también que ese precio haya sido inflado tanto por la corrupción endémica como por la burocracia bizantina de Rusia. Porque, como el proyecto requería transformar un área subtropical en un parque temático de invierno, Sochi se ha convertido en una de las mayores zonas en construcción de Europa.

No hay duda de que estos serán unos de los mayores y más extravagantes Juegos de la historia reciente, quizá de toda la historia.

Para muestra, los siguientes datos: la carrera de relevos de 123 días con la antorcha olímpica ha incluido un paseo espacial en la Estación Espacial Internacional, la visita a un volcán activo y una inmersión en el lago Baikal. Y los propios JJ OO prometen la mayor cantidad de medallas y el mayor número de eventos entoda la historia de los Juegos Olímpicos de Invierno.

Fuente: Rusia hoy

Compruebe también

Lokomotiv

El Lokomotiv ruso y el Fenerbahçe turco, un partido de alta tensión

Tras reconocer que era muy consciente de las tensiones bilaterales, la UEFA decidió no separar …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *